22

La estrategia 2020

El 2010 enmarco el Año Europeo de Lucha contra la Pobreza, en el que se fijaron ambiciosos objetivos económicos y sociales para la siguiente década, tanto en términos de crecimiento, como en materia de empleo, formación y reducción de la exclusión.

En concreto, el Consejo Europeo al aprobar la Estrategia Europa 2020 marcó los grandes retos de la Unión:

1. Reducir el número de personas en riesgo de exclusión social.

2. Incrementar las tasas de empleo hasta el 75% de la población entre 19 y 65 años.

3. Reducir las tasas de abandono escolar al 10%.

4. Alcanzar el objetivo “20/20/20” en materia de clima y energía: -20% de emisión de gases de efecto invernadero respecto a los niveles de 1990, +20% en consumo de energías renovables sobre el consumo final y +20% en el rendimiento energético.

Las recomendaciones específicas a cada país son documentos elaborados por la Comisíón Europea en los que se analiza su situación económica y se le formulan recomendaciones sobre las medidas que debe adoptar.

En general, España sigue llevando a cabo profundos ajustes estructurales tras haber acumulado grandes desequilibrios externos e internos durante el periodo de auge del crédito y el sector inmobiliario. Al tiempo que las necesidades de ajuste siguen siendo grandes, las rigideces estructurales y las dificultades de financiación impiden una adaptación más rápida de la economía real y agravan la situación del empleo, y por ende la de las familias.

Captura de pantalla 2013-10-23 a las 17.12.48
“La estrategia 2020 está pensada para ahora, para la salida de la crisis, y para no volver a vivirla. Para subir 10 puntos la tasa de población activa, y para hacer que 20 millones de personas salgan del riesgo de pobreza en Europa.” – comentaba Diego López Garrido en su artículo en El País 2010.
Pero la realidad es que 3 años después del lanzamiento de esta estrategia, la crisis no ha hecho más que recrudecerse y nuestro compromiso social y con el medio ambiente no hace más que separarse de la media europea.
Captura de pantalla 2013-10-23 a las 17.34.43
Es por eso que desde Foodtopia lanzamos nuestra propia estrategia Foodtopia Project 2020, en la que buscamos conseguir el nada menos ambicioso proyecto de transformar las localidades en comunidades sostenibles de bienestar social, económico y de salud a través de la alimentación en una nueva soberanía alimentaria.
El alimento es un bien esencial y necesario, actualmente la industria de la alimentación supone 1/3 del PIB y los gastos derivados de la comida, si los imputáramos, superarían el salario medio bruto de aquellos que tienen la suerte de trabajar. Por lo que, disponer de él, ser su propio productor y distribuidor, dota a las localidades de poder; de un poder nuevo que les permite gestionar la riqueza que se produce en el pueblo en pro de sus vecinos sin deslocalizar salarios, creando empleo verde en la comunidad y generando una red de salud y bienestar a su alrededor.
Si conseguimos que otros ayuntamientos o colectivos se sumen a este tipo de iniciativas como la que están comenzando desde la Asociación Acores con Catral 12kw, estaremos más cerca de conseguir el objetivo planteado por la Unión Europea pero a partir de otro tipo de razonamientos y acciones no tan basados en la política sino en la ciencia, la situación social y los pies en la Tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>